Postres gallegos, tarta de Santiago

Postres gallegos que te encantarán

Gastronomía 0 comentarios

La rica gastronomía es uno de los aspectos más destacados de Galicia. Aunque los pescados y mariscos son los grandes protagonistas, hay una enorme variedad de platos y productos que definen la tradición de la gastronomía gallega y muestran la increíble calidad de sus productos. En este caso, vamos a degustar algunos de los más deliciosos postres gallegos. ¡Quédate con nosotros!

Muchos de estos postres han cruzado fronteras y se han dado a conocer en el territorio internacional, como sucede en el caso de la tarta de Santiago. Comencemos con ella.

Tarta de Santiago, uno de los postres gallegos por excelencia

Esta tarta tiene una base muy clara que notarás con un simple bocado, aunque nadie te diga cuál es: la almendra. Este postre está muy presente a lo largo de todo el Camino de Santiago, ya que su alto contenido calórico aporta grandes cantidades de energía a los peregrinos que se dirigen a Santiago de Compostela.

Las almendras trituradas junto a huevos, azúcar y limón son los ingredientes de esta sencilla receta que enamora a todo el que la prueba.

Tarta de Santiago, uno de los postres gallegos
nito

Filloas

A simple vista, pueden parecer más unos crepes, con la pequeña diferencia de que estos se pueden comer rellenos de dulce o salado, y las filloas (a las que se le añade miel en la masa) se comen o solas o con rellenos dulces.

Cualquier tipo de nata, chocolate, mermelada o crema que se te ocurra irá a las mil maravillas con este delicioso postre. Uno de los postres gallegos típicos de carnaval.

La bica

Este bizcocho de elaboración artesanal es típico de la zona de Ourense. Es esponjoso y tiene un toque a canela delicioso. Son muchos los municipios que destacan por su excepcional bica, aunque uno de los más conocidos por celebrar una fiesta dedicada especialmente a este dulce es Puebla de Trives, que se ha hecho famoso gracias a él.

Castañas asadas

Castañas asadas
goromir / Pixabay.com

Aunque hay muchos lugares del territorio español donde encontrar castañas asadas en invierno, en Galicia tienen un significado especial. Se dice de ellas que son como las ‘patatas gallegas’, ya que antes de la llegada de estos tubérculos se usaron, y se siguen usando, como acompañamiento de muchos platos.

Y se preparan de muchas maneras, ya sea el fruto entero o en puré, el cual tiene un sabor intenso que combina a la perfección con las carnes.

No obstante, su uso principal es como postre, y ha sido altamente reconocido recibiendo la etiqueta de calidad por IGP (Indicación Geográfica Protegida). También se pueden comer cocidas en leche con canela. ¡Una delicia!

Melindres

Los melindres son uno de los postres gallegos por excelencia. Se trata de unos pequeños roscos bañados en azúcar glaseado, suaves por dentro y crujientes por fuera.

No hay mejor final para una comida en Galicia que un café y un melindre, o dos. Se comen tanto por la mañana como por la tarde, pues su tamaño pequeño no permite que nuestra conciencia, siempre alerta por cuidar la línea, nos martirice.

Orejas de carnaval

El postre típico de estas fiestas junto con las filloas. Se elabora con harina, huevos, leche, mantequilla, canela y anís. Esta masa se fríe y luego se espolvorea con azúcar glas. Un tentempié muy dulce que te alegrará el día.

Orejas de Carnaval
alexat25

Torta de Guitiriz

En la provincia de Lugo se encuentra la localidad que da nombre a este dulce, que a simple vista parece un bizcocho. No obstante, este es un pastel diferente que además esconde una leyenda.

Se dice que la Virgen buscaba un lugar en el que dormir y en toda casa fue rechazada, menos en una de una mujer pobre que no tenía nada que ofrecerle, ni quiera con lo que alimentar a sus hijos. La Virgen le dijo que hiciera un pastel con ceniza y esta se convirtió en harina de maíz, dando lugar a esta increíble torta que se ha convertido en uno de los postres gallegos más famosos.

¿Ya se te ha hecho la boca agua? Pues visita las tierras gallegas y prueba alguno de los que te gusten, o mejor todos. ¿Se te ocurre un plan más dulce?

Deja tu comentario