Piscinas naturales en el río Pedras

Las mejores piscinas naturales de Galicia

Naturaleza 0 comentarios

Las piscinas naturales de Galicia llegan a competir en belleza y atractivos con algunas de sus magníficas playas. Son sitios donde darse un chapuzón puede ser incluso más agradable que en el mar. Así que, para busquéis las mejores, os hemos preparado un listado capaz refrescar y enamorar a cualquiera.

En cualquier actividad al aire libre siempre debemos actuar con precaución. También cuando vayas a pasar el día a orillas de cualquiera de estas piscinas naturales. Pero una vez que se tiene claro esa necesidad de ser precavido, podemos garantizar que la visita a cualquiera de estos sitios es muy interesante si haces turismo familiar por Galicia.

Piscinas naturales gallegas: Pozo do Corme

Vamos a empezar en la Punta Roncudo de la provincia de A Coruña. Posiblemente de todas las que te vamos a presentar es la que tiene un acceso más complicado. Por ello, tal vez sea la menos familiar de todas las piscinas naturales gallegas, al menos si se viaja con niños muy pequeños. Pero a cambio, el lugar es único. Aunque no te puedas bañar, desearás sacarle fotos.

Poza da Moura

Poza de Moura, una de las mejores piscinas naturales
Poza da Moura – juantiagues / Flickr.com

En Domaio, provincia de Pontevedra, podemos descubrir otra de las mejores piscinas naturales de Galicia. Con el añadido de que sus aguas tienen propiedades curativas. En esta poza del río Muiños os espera un paraje verdaderamente sugerente y no demasiado visitado, lo cual siempre le da un valor añadido, ya que se disfruta con mucha tranquilidad.

Pozas de Nuveira

Esta visita combina la vista de una de las cascadas de Galicia más bellas, la de Ézaro, con el disfrute de una de las mejores piscinas naturales. Basta con remontar el río unos kilómetros y llegar a Mazaricos. Allí hay un salto de agua precioso, las vistas al fondo del monte Pindo, unas sendas para caminar muy entretenidas y unas pozas para el baño, ideales para refrescarse tras la caminata por el bosque.

Pozas de Outariz

Termas de Outariz en Ourense
Termas de Outariz – José Antonio Gil Martínez / Flickr.com

También tiene un valor termal las piscinas naturales de Outariz. Y además, a menos de un kilómetro se complementan con la presencia de las pozas de Muino da Vega. Pese a sus propiedades termales, este lugar es gratuito. Por ello van muchas personas afectadas por dolores reumáticos y de artritis. Un sitio fantástico, que también está equipado con duchas, aseos y hasta un bar.

Fervenzas do Cachón

Otro destino estupendo para una excursión de un día son las fervenzas do Cachón. Las forma el río Barbatiño a su paso por los municipios orensanos de Amoeiro y Maside. Llevaros el traje de baño para bañaros en estas pozas, pero también las botas de montaña. Y es que querréis dar un bonito paseo por la zona. Aquí os sorprenderán los viejos molinos que aprovechaban la fuerza del agua.

Pozas de Mougás en Oia

Pozas de Mougas
Pozas de Mougas – José Antonio Gil Martínez / Flickr.com

Para muchos, este lugar del Baixo Miño es la más bella de todas las piscinas naturales de Galicia, e incluso de España. Lo podemos considerar un auténtico parque acuático, pero todo natural. Hay lugares para el baño, cascadas, zona de rápidos y un entorno de senderos y bosque que hacen que merezca la pena acercase a este sitio de la sierra de Groba para pasar el día.

Pozas de Melón

Este último lugar os invita a disfrutar de sus tres piscinas naturales. Cada una con su nombre: As Mestas, la Darriba y la de A Estrela. Sus aguas son siempre cristalinas y no están demasiado frías. Pero no solo eso, el baño aquí no solo es refrescante, igualmente es muy divertido. En especial en la primera de las pozas, que además es la más grande. En ella podemos disfrutar con toboganes creados en las rocas del entorno.

Elige la piscina natural gallega que más te apetezca y dedica un día a descubrir estos parajes tan sorprendentes como hermosos. Los disfrutarás a lo grande.

Deja tu comentario