Ruta de las Camelias

Disfruta de la Ruta de las Camelias en Galicia

Naturaleza 0 comentarios

¿Buscas un motivo para visitar Galicia este invierno? Aquí te damos uno maravilloso: haz la Ruta de las Camelias. Una flor que comienza florecer en el mes de enero y que desde entonces da color a algunos de los más bellos pazos gallegos. Unas flores venidas de lejos, pero que tras siglos aquí ya son plenamente gallegas.

Origen de las camelias

Estas flores provienen del Lejano Oriente. Desde ahí llegaron, sobre todo a lo largo del siglo XVIII, navegando a bordo de los buques portugueses. Pero una vez que fueron trasplantadas al suelo gallego, aquí encontraron un verdadero paraíso climático. Sí, porque las condiciones de humedad de la meteorología y las temperaturas templadas se convierten en el medio más idóneo para su proliferación.

Tanto es así, que si te adentras en la realización de la Ruta de las Camelias podrás ver hasta 8.000 variedades distintas de esta flor. Y todas ellas nos proponen una explosión de color que no te puedes perder en un viaje a Galicia. Así que te vamos a dar las claves para realizar tu propia Ruta de las Camelias.

Camelia

Algunos pazos de la Ruta de las Camelias

Aquellas flores venidas de lejos encontraron un nuevo hogar en los jardines de los pazos más prósperos. Y sobre todo en los ubicados en las provincias de A Coruña y Pontevedra. Por ellas transita principalmente la Ruta de las Camelias, y ahí encontrarás los siguientes pazos:

Pazo de Santa Cruz de Ribadulla

Cerca de la monumental Santiago de Compostela podéis hallar una de las grandes estrellas de la Ruta de las Camelias. Es el Pazo de Santa Cruz de Ribadulla, que guarda ejemplares de proporciones gigantes, además de una enorme variedad de estas flores. Y todas dan forma al que es el jardín de camelias más antiguo del continente europeo.

Pazo de Oca

Pazo de Oca en la Ruta de las Camelias
Pazo de Oca – Jose Luis Cernadas Iglesias / Flickr.com

Relativamente cerca se encuentra otro de los lugares más destacados de la Ruta de las Camelias: los jardines del Pazo de Oca. Un espacio de aspecto afrancesado, tanto que en muchas ocasiones se le llama el Versalles de Galicia. Y desde luego son dignos de cualquier palacio los laberintos florales y parterres que allí os esperan.

Pazo de Quiñones de León

Si para algo sirve seguir la Ruta de las Camelias de Galicia es para comprobar no solo la variedad de estas flores, sino también para descubrir que a veces crecen en plantas gigantes. Son los llamados camelios, y en el Pazo de Quiñones de León, cerca de la ciudad de Vigo, se ve un ejemplar que alcanza los 15 metros de diámetro.

Pazo de Mariñán

Pazo de Mariñán en la Ruta de las Camelias
Pazo de Mariñán – luscofusco / Flickr.com

Otra parada espectacular de este itinerario se encuentra en la población de Mariñán al sur de la provincia coruñesa. Allí está el pazo del mismo nombre, donde se cuida con esmero un jardín a orillas del río. Un lugar que, sin duda, plasma a la perfección la unión entre la belleza de la naturaleza y del paisajismo generado por los hombres.

Pazo de Rubians

Si te encanta hacer fotos, uno de los pazos de la Ruta de las Camelias que no te puedes perder es el de Rubians. Allí posarán para ti cientos de flores de intensos colores. No faltan las camelias rojas, ni las amarillas, las blancas o las malvas. Y todo en un entorno que parece trasladarnos al Medievo.

Otros pazos de la Ruta de las Camelias

Os podemos dar más nombres de pazos interesantes, como de A Saleta, el de Laurizán o de Quinteiro da Cruz. Pero queremos acabar el recorrido recordando a una poetisa gallega que es más de una ocasión habló de estas flores.

Obviamente nos referimos a Rosalía de Castro, cuya casa museo en Padrón no nos debemos perder. Primero para conocer a esta mujer y su obra, y segundo para ver sus jardines y las huertas cercanas donde crecen las camelias. Una flor llegada de muy lejos, pero que ahora es esencia de los gallegos.

Deja tu comentario